Los ciudadanos españoles estamos obligados a renovar el carnet una vez ha pasado su periodo de vigencia, en función de su fecha de expedición. Todo permiso de conducir tiene una vigencia condicionada a la total pérdida de los puntos del carnet.